Mi limón, mi limonero

Pues yo también quiero hacer una valoración de 2015. Sí, ya lo sé. Es 2016 ya (por cierto, feliz año a todos); pero a una cada vez le cuesta más recuperarse de las juergas. Y la pereza es la pereza.

2015. El mejor año de mi vida. Y casi uno de los peores también. Ha sido un año limonero. Ha habido ratos de limón alegre. Ya saben, un limón que acompañe a, yo que sé, tequila y sal, o a la salsa verde del pescado (el mejor uso que se puede hacer del limón, por supuesto; tequila caca); pues es un limón alegre. Un limón triste es cuando viene solo y te hace pasar malos momentos. No chupen limones, amigos.

Y acabado este párrafo, en el que probablemente más de uno deje de leer, sigo con mis divagaciones de loca.

Lo comencé con muchísima ilusión. Cachis, me iba cinco meses por ahí a comerme el mundo… Hace un año estaba volviéndome loca en casa. Ay Dios, decía. Maleta para arriba, maleta para abajo. Y buscaba cualquier excusa para airearme. Y llegó el siete de enero, y la noche del siete de enero. En Barcelona, con mi padre. Cenando en el KFC (publicidad encubierta) y sin poder dormir de los nervios.

Y llegó también el día ocho de enero. Y cogí ese vuelo. Y aparecí en Stirling. Sola. En un hostal. Sin wifi, sin móvil, sin ná de ná. Ay, y qué bien me lo pasé. Comenzaron así cinco meses de alegrías, encuentros, despedidas, lloros, risas, risas y más risas. En esos cinco meses conocí a algunas locas que ahora, sin ir más lejos, son tres de mis mejores amigas.

Crecí. No a lo alto. Sí a lo ancho. También como persona. No cambié de talla de pantalón, pero de ir con ropa holgada pasé a parecer un choricillo a la sidra. Oye, pero muy feliz que estaba yo. No os penséis que solo engordé, que también me endurecí, literalmente hablando. “Vaya culito se me está poniendo”, le decía a la Luci.

Y volví a Pamplona. Con nuevas amistades. Algunas que se mantienen aunque estemos a kilómetros de distancia. Una carta de vez en cuando, un skype, un mensaje, un te echo de menos, un “don’t worry, I’ll always be a message away”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Llegó el verano. Llegaron momentos malos. Muy malos. Pero los buenos amigos siempre estuvieron ahí. Redescubrí la amistad. Los amigos no solo están para salir de fiesta o para llorar. También están para agarrarte de las orejas y decirte: “Se acabó el llorar niña loca. Tú p’alante. P’atrás ni pa’ coger impulso”.

Y por llegar, también llegó septiembre. Septiembre complicado, extraño y emocionante. Con altibajos. El primer mes del último año de universidad, último año de juergas universitarias. Dios mío, hemos aprovechado muy bien el tiempo. Disfrutemos hoy, que el mañana ya llegará para ponernos en nuestro sitio. Eso sí, hemos currado de lo lindo. Así pasaron septiembre y octubre.

En noviembre volvimos a Escocia. A nuestra segunda casa. Fuimos la Luci y yo, pero nos faltó la Mery. Las tres mosqueperras. Fue como si el verano no hubiese pasado. Fue como volver a estar en casa. Pero todo tiene un final, y diciembre llegó con regalos: exámenes, exámenes y más exámenes. Y alguna juerga de por medio, que no todo es estudiar. Ah, y un catarrazo de esos que no te quitas ni queriendo. He decidido incluir el paquete de pañuelos en mi atuendo diario. Ya somos uno. Los pañuelos y yo, 2 +1. Lo nuestro es amor verdadero. Y aquí seguimos, tocando las narices [guiño, guiño].

Ajá, y con exámenes acabados, bailoteo asegurado. Noche de bailes, risas y sidra, mucha sidra, con la gran familia de Fcom. Proyectos de periodista, tenemos mucho que decir. Y lo decimos. Y lo diremos. Porque venimos pisando fuerte. Prepárense, señoras y señores.

AAAAY. Qué bien empezaron las vacaciones de Navidad. Incluso me reconcilié con mi cama. Estamos TOOODO el día juntas. No le encuentro sentido a mi vida lejos de ella. Tenemos que recuperar el tiempo perdido.

Ehm, sí, sigo.

Navidad ha sido bonita, como siempre. Pero también triste. Te acuerdas de momentos que pasaste con personas que ya no están a tu lado. Y te acuerdas de personas que están lejos y a las que no vas a poder ver. Al menos de momento.

Fue una Nochebuena alegre y un día de Navidad duro. Ya no estamos para estos trotes, amigos.

Ayyy y encima hubo reencuentro morretero. Faltaba la de la tienda de Tu Mascota. Pero creo que es porque estaba cazando mariposas y cuidando de los canarios.

Y luego nos fuimos pa’Madrid. Sin remordimieeeeeentoooos. Reencuentro Erasmus y Tania. Concierto de Estopa. Precumpleaños perfecto. Gracias chicas. Hacía tiempo que no me reía así. Eso sí, la próxima vez, Tania y yo reservaremos más sitio para bailar, que no nos dejan suficiente, recórcholis.

Ay, y mi cumpleaños. Gracias chicas, de verdad. Primero Madrid, luego la sorpresa de mi hermana (me encantó aunque le sacase de quicio lo de las comas jajaja) y la sorpresa de las morretes… Os imagináis? Cinco minuticos que me tumbo a dormir y aparecen las morreteras en tropel cantando. Ay, como os quiero. Poco, pero os quiero.

Aquí ya me queda poco por añadir. El último día del año fue intenso. Toda la mañana preparando el disfraz (con tiempo, como a mí me gusta) y a la tarde la San Silvestre. Yo no quiero decir nada, pero el pingüino fue el que más corrió. Y no quiero decir nada del koala… que iba tan rápido que ni lo vi (maitorta, jaja).

20151231_194904

Un buen año que llegó a su fin con una locura más.

AsU9IzL_5sTS_1RmqixR-yK5als3XVZxGvWFMpToTWoO.jpg Un fin de año rodeada de las lokas y de los míos. ¿Para qué quiero más?

Y por último, después de esta inmensa parrafada que he escrito porque me ha dado la real gana, una reflexión sin droga alguna, lo juro:

En este año he aprendido que los te quieros, los te echo de menos y las gracias son palabras que nunca deben darse por sobreentendidas. Hay que decirlas. Y coño, hay que sonreír. Qué barato es sonreír y qué caro nos resulta. Alegría, chicos. Alegría y ganas de vivir, que eso no nos lo puede quitar nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s