Pilas recargables

Ayer dejé a la Bego en casa y me fui. Al principio gruñó un poco, pero no le quedó más remedio que quedarse en el sofá. O eso creía yo.

Un centenar de kilómetros más adelante, abrí el maletero y ahí estaba la jodida. Desde que ha vuelto a casa no hay forma de tener unas horas para mí sola.

Por lo menos se ha portado bien. Esta mañana se ha quedado sentadita a mi lado en la playa. Sin decir nada.

Reconozco que esta vez he sido yo la que ha iniciado la conversación. Y le he confesado que, a veces, le echo de menos. No sé si es por la brisa marina, por lo relajante que es la arena o porque está de resaca, pero no se ha reído de mí.

Ha asistido como una telespectadora más a la película que me he montado en la cabeza. Un auténtico largometraje que no ha tenido nada que envidiar a los bodrios de fin de semana de Antena 3.

Cuando la película ha terminado, me ha dado un abrazo y se ha tumbado en la arena. Y yo con ella.

Nos hemos quedado escuchando las olas, los gritos de los niños y los ladridos de cuatro perros que juegan a conocerse.

Con qué poquito somos felices.

Con qué poquito SOMOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s