Fortaleza

La bego se cree la más fuerte. Y tira hacia adelante. Pero es la más débil. Y lo sabe. Da igual quién esté al otro lado, no es odio, es pesar.

A la Bego le da mucha pena. Ojalá algún día alguien valore algo aquello que ella y yo escondemos. Tampoco quiere pensarlo mucho. No es el momento. Quizá mañana lo sea. O no.

Supongo que es todo. Ni siquiera ser la pupila de tu propio iris es la solución. Sobreviviremos. Siempre lo hacemos. No necesitamos más que un empujón para retomar la senda del eterno perdido.

El camino hacia lo desconocido. Y hoy, más que nunca, el camino de nunca regresar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s