Días locos y locos (todopoderosos) todos los días – Parte 2

Bueno, y eso, que dimos un golpe de estado. Pero de los grandes, ¿eh? Media familia real estuvo presente en la coronación…

DSC_0330

Y ahí que nos fuimos, una coronación como las de antaño. A ver qué os pensáis… Nos fuimos hasta Grecia para que nos aceptasen como reyes supremos del mundo mundial.

DSC_0950   DSC_0746 DSC_0826   DSC_0842   DSC_0841

Que conste que le dejé el asiento más importante a la rubia para que no llorase, ¿eh? No porque ella sea la más importante… que es la segunda, oye. Una es la primogénita y tiene que hacerse respetar, pero todo sea por evitar una guerra civil.

Y así las cosas, nos pegamos media mañana visitando nuestro castillo y sus alrededores. Qué cosa más bonica. Bonica, bonica.

DSC_0688    DSC_0542    DSC_0871    DSC_0895

Me tuve que mosquear porque me tenían la alcoba un poco descuidada, pero bueno, llamé a mis doncellas y me la adecentaron. No lo suficiente para una amazing reina como yo pero en fn, aceptable. Qué difícil es ser YO.

DSC_0775    DSC_0781

Ay, pero para bonicas las sudaderas y el bolso de la universidad que conseguimos los primos… si es que hacemos lo que queremos con los papis, ¿eh? Jaja, que no. Es que una es reina todopoderosa y por eso tiene que tener algún privilegio. Aunque para privilegio el helado que nos comimos antes de la coronación, y como postre a una comida compuesta de chorizo, salchichón y fruta.

Sano no es, pero a ver, que yo como como me da la gana porque soy reina de mi amazing todopoderoso reino y hago lo que me da la REAL gana. ¿Y qué pasa? NO PASA NÁ!!

Lo que sí que pasó fue que nos dejamos caer por la tienda de todo a un pound.

– PELIGRO! PELIGRO! PELIGRO! Todo a un pound es muy peligroso.

Compré una tableta de chocolate, para variar. Bueno no, la compró la Cris, todo hay que decirlo. PERO NO PASA NADA!

Y por fin lo hice, me reconcilié con los cañones. Obviamente no me volví a subir al mismo porque no estoy loca (un poco igual sí, pero no demasiado; I promise). Ahora ya, si intento volar y me creo Peter Pan, lo hago desde una altura mínima, por si acaso.

DSC_0409    DSC_0410

¿Y qué hay que hacer después de arriesgar nuestra vida en una tienda de chollos? (Nuestra vida y nuestra cartera…que con la excusa de que todo es a un pound compramos de tó!). Pues después hay que irse a tomar unas cañas. No lo decimos nosotros, lo dicen los expertos: las cervezas son buenas después de practicar deporte de alto riesgo.

Ale, y ahí que nos fuimos. Y acabamos en el “Filling Station”. Nada, un fracaso. Que te pidan DNI hasta pidiendo con tu padre es la leche. Aaay, pero que ricas me supieron las dos Guinness. Y eso que tenía que estudiar. Sí, sí, el viernes tenía examen… que yo me río de lo que salió por no llorar. Pero bueno, ya lo arreglaré desde mi trono.

Volviendo al bar, a las Guinness y a la cena… Qué cosas más ricas. Calzone y hamburguesa. Todo light, por supuesto. A mi de todo menos calorías, ¿eh? Qué pena que no tuviese hambre para el postre. Postre light, por supuesto.

Y tras la cena…. corriendo a casa a estudiar!!! Lo gracioso fue llegar y encontrar a mil ochocientas personas en casa haciendo una fiesta. Genial. Bien de borrachos. Como para hacerlos callar… Conclusión: a las once a dormir y estudiando lo mínimo.

Y claro, llegó el viernes con su examen. Eh, amigos. Qué chiste de examen. Menos mal que me había llevado una mini libreta conmigo… la profesora no repartió ni hojas. Cada uno con sus hojas… de mil tamaños distintos, claro. Empezamos el examen veinticinco minutos tarde para esperar por si alguien llegaba tarde. 25 MINUTOS!!!! Y yo con prisa que después del examen nos íbamos para Edimburgo.

Y lo de las hojas no es nada…dos chicas desayunando encima de la mesa: café, plátano y piña. Otra un bollo. Otro llegó diez minutos tarde porque había ido a por un café… Un cachondeo que yo no lo había visto en mi vida. Llamadme loca, pero presentarte a un examen con el café en la mano y un plátano en la otra no es muy normal, digo yo.

Y aún fue peor cuando llegó la próxima premio Nobel… Pues no va la mujer y le suelta a la profesora: prefiero tirarme por la ventana antes que seguir estudiando esta materia. Con la consiguiente cara de: niña, tu no apruebas ni con jamón serrano español. Ah, ¿pero qué dijeron el resto de alumnos?

– Ay pues si te quieres tirar tampoco te harás mucho daño…estamos en un bajo.

A lo que una chica muy avispada contestó:

– Bueno, todo depende de si quiere tirarse con la ventana abierta o cerrada.

Y empezaron un debate sobre qué pasaría si se tiraba con la ventana abierta o cerrada. Llamadme loca, pero yo no sabía donde meterme…

Y el examen acabó… y para Edimburgo que nos fuimos!!!!!

Allí encontramos comida tradicional de la buena, buena… Y a Harry Potter… y hasta fantasmas! Aunque lo mejor fue la visita a mi castillo de vacaciones… Un poquito pequeño para mi gusto, pero confortable.

DSC_0023

Pero eso hoy ya no, ya si eso… mañana.

See you soon!

Amaia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s