Planes de última hora

Está genial eso de dormir menos que nada, como dicen por aquí. Pero no es tan genial cuando ocurre dos días seguidos. ¿Quién me mandaba a mí irme a Edimburgo a tomar unos potes así porque sí después de haber salido a controlar a estas mujeres el día anterior? En buena hora me engañaron para irme para allá! Mamá, yo no quería, I promise. No fui yo, fueron las circunstancias.

La cuestión es que como fuimos mucha gente hemos acabado durmiendo en el suelo en casa de unos amigos. Bueno, he de reconocer que yo tuve suerte y me apropie de un par de silloncitos antes que el resto y ahí he dormido. Pero me sé de varios que chaqueta al suelo y ale, a dormir, que somos jóvenes y fuertes. [No puedo evitar acordarme de la Merytolokah y la nazius… me sentí cual scout ;);)]

Aunque la verdad es que yo debo de ser una abuela porque a mí eso de dormir en dos sillas…que no, que no lo veo. Y menos aún si uno de los pobladores del suelo se pega media noche abriendo y cerrando el grifo de la cocina, el dormitorio improvisado principal. Si tienes sed, niño, llena la botella y a dormir! Que lo peor de todo es que el chaval no se quería dormir para coger el primer tren de vuelta y se ha puesto como dos o tres alarmas. Y total, para nada, porque nos hemos despertado todos menos él y ha perdido el tren. Capullo. Asín. PERO ESTO QUE EEEEES! Menos mal que luego nos hemos vuelto a dormir…hasta que la luz del sol y un guitarrista nos han despertado.

Sí, tras “dormir plácidamente” cinco horillas uno de los chicos nos ha despertado cantando con la guitarra. Vale, despertarse así da gusto porque el chaval pues oye, no cantaba jotas pero cantaba bien. PERO JOZÉMANUÉ, NO ME DEPIERTEZ AL PATIOH A LA NUEVE DE LA MAÑANA, HAZME EL FAVÓH.

Así que nada, ahí hemos estado, comentando la noche. Muy tranquila por cierto. Lo único así reseñable fue que una de nosotras (no diré quién por no ser mala) se moría de sueño y se quedó dormida de pie poco después de llegar al bar… A eso de la una y media. Fantástico. Amazing. Oh my gosh, ¿dónde me he metido?

Pero por lo demás genial. Estos planes así hechos de un día para otro te dan vidilla. Con esta gente nunca sabes lo que te va a pasar al día siguiente. Es peligroso, no diré que no, pero yo mamá los controlo muy bien, ¿eh? You, here. You, sit down. Stop doing that. Bad boy, bad girl. Y así sucesivamente. En el fondo es amazing. Son pequeñas locuras por las que algún día me llevaré bronca de mis padres (¿CÓMO SE OS OCURRE DORMIR EN EL SUELO?). Vaya por dios. Bronca, otra vez.

Tengo que reconocer que algunas bronquillas igual me las gano… Igual no debería anunciar en la radio que quiero teñirme el pelo, hacerme un tatuaje y un pendiente. Todo a la vez. Sin negociarlo previamente. Sin anestesia. Zas. Nada, pero con mucho amor, ¿eh? Papis, que ya sabéis que yo soy de meditar las cosas, no creo que lo haga. Not yet. En el fondo soy un amor y lo sabéis, papis.

Ay, lo peor de las locurillas es el día de después. Me he vuelto de Edimburgo pronto para hacer cosas e irme luego a cenar con el MAL (Mery, Amaia, Lucía) y aquí me tenéis… pijama, sábado noche, repasando apuntes, blablabla… Abuela. Podéis llamarme abuela. Sí, y pagarme la jubilación. Ay, sí, sería genial.

Lo que no es tan genial ni mucho menos amazing es la cantidad de comida que estoy tragando estos días. Vale, igual la cantidad sí que es amazing porque como por dos. Y encima no he ido al gimnasio DESDE EL MIÉRCOLES. Oh my gosh, cosas de la edad. Y encima el MAL me quiere llevar mañana a comer un desayuno que por lo que cuentan sirve de desayuno, comida y cena. JORRIBOL.

Ay, qué dura es la vida del deportista vago. Y del Erasmus, que esta semana hay examen de gramática y voy a flipar en colorines cual Shin Chan. ¿Por qué va esta coma aquí?, ¿hay algún error en esta fucking oración? Ah sí, que este término tiene un matiz que no se corresponde con el significado del resto de la oración… Fucking life. Podéis mandarme chocolate y palomitas en grandes cantidades. Necesito subir mi ánimo y recargar mis pilas. Debería tener en casa pero es que se me han acabado y no tengo ánimos para ir a la compra.

Mmm, pero creo que me quedan unas aceitunicas rellenas de ajo. Ya os contaré qué tal son. A por ellas que voooy!

(En el fondo no soy tan desastre como parezco, I promise. Me cuido muy bien, aprendo inglés y estudio mucho. I promise dad).

See you soon!

ewrwefcreyh

 

Amaia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s